Preguntando se llega a Roma, Florencia y otros lugares de Italia.

Han sido 14 días muy intensos, he estado en 2 países y en 3 ciudades del mundo que no conocía, pero como dicen preguntando se llega a Roma.

Esta vez les escribo desde el avión, hace apenas unas horas acabo de dejar Europa. Llegué con una maleta, ahora regreso con dos y una mochila extra, viajar ligero la verdad que no es lo mío. Casi siempre empiezo viajando con poco y después…el descontrol llega a imponer su plan de traer conmigo muchas cosas.

Siempre he pensado, desde pequeña, que viajar nos hace sentir o más grandes o más diminutos. Esta vez me sentí diminuta ante la belleza y el esplendor de algunos sitios y también pequeña sobre algunas situaciones que no pude controlar como me hubiera gustado.

Decidí escribirles desde el avión porque quería compartirles este blog de manera más “vivencial”, para que todo lo que estuviera en mi cabeza se conservará intacto.

Para contarles un poco sobre cada lugar, decidí escribirles esta aventura de 14 días en 2 blogs para no crear un monstruo de texto.

La primera parte de la aventura comenzó en Madrid (volví después de casi 2 años) y sentí que fue como volver a casa, tal vez porque la vez pasada me dediqué tanto a recórrelo a pie que esta vez llegué sabiendo donde estaba todo, después estos años la ciudad no cambió nada.

Llegue como si perteneciera a ese lugar, muy segura y sobre todo muy consciente de donde estaba, esta vez no viaje sola, me acompañó mi novio Fabián, que es un gran compañero de viaje. Enseñarle Madrid fue lo máximo, tenía el reto de enseñarle lo principal de Madrid en 2 días y creo que si lo logré. Sin duda es un lugar al que regresaré siempre que pueda, ¡Me encanta!

También puedes leer: Madrid y otros lugares mágicos

Pero como no podíamos permanecer ahí los 14 días (aunque me hubiera encantado) volamos a Roma. Llegar a este lugar es como abrir un libro, tienes que recorrerlo poco a poco y si no comprendiste algo, tienes que regresar las veces que puedas.

Creo que esta ciudad es tan mística y llena de secretos que se necesitaría una vida para descifrarlo todo. Empezamos el recorrido por Roma visitando visitando el Coliseo, El Palatino, el Vaticano, las principales fuentes (fuente de Bernini, la Fontana de Trevi), las principales plazas (Piazza del Popolo, Piazza Navona, Plaza España, etc.) y las zonas más importantes.

Creo que fue tal mi asombro que me tenía que repetir constantemente que todo eso era real, estar en un lugar que existe hace miles de años y que ahora me tocaba poderlo apreciar en esta parte de la historia es algo inexplicable, ¿les ha pasado que ven algo y no dan crédito de que es real? Pues así yo por toda Roma.

Es tanta la belleza y la historia que bueno, traigo una lista de dudas conmigo que ahora que llegue a casa averiguaré poco a poco. El encanto del acento italiano combinado con los olores a queso fresco y pasta recién hecha es algo que jamás se olvida. Comí tanto en esta ciudad que el reto más importante del día era saber que pizza o pasta elegir, sin titubear o cambiar de opinión.

Por su puesto no lo logré, la ventaja de compartir el viaje con alguien es el número de intercambios posibles de platillos que puedes hacer para no perderte nada.

El tema “gelato” es cosa seria. Hay que saber elegir bien y salir de la zona de confort y probar más allá de la trivialidad del chocolate y los sabores que ya son costumbre. En lo personal recomiendo ampliamente el de pistache, queso fresco e higos, el que es de pura leche, el de frutos de bosque y también el de caramelo. Si ya no pueden con la curiosidad ¡pues si! el de chocolate que sin duda sigue siendo glorioso.

Obviamente si les cuento esto es porque tengo la certeza de que si viajan a Italia y prueban estos, se llevarán un gran sabor de boca, literal.

De las pastas y las pizzas ni hablar, necesitaríamos unos 3 blogs continuos para discutir la genialidad de la comida que es una cosa inexplicable. Pero sin duda la pizza Margarita y la de 3 quesos es algo que tienes que vivir. Como dato curioso te darás cuenta que la salsa inglesa es algo innecesario en la pizza.

Hay tantos sitios en Roma que te recuerdan a películas que sientes estás en una de ellas. La majestuosidad de las fuentes colocadas por toda la ciudad que te sorprenden apenas cruzas una calle es único. Las pequeñas motos recorriendo los caminos estrechos son encantadoras. La sensación de sentirse observado por cada figura de mármol en cada esquina, es algo extraño pero cada una tiene un mensaje especial.

Roma es sin duda un misterio, una maravilla de la historia y vale la pena muchísimo recorrerlo, obviamente a pie si no quieres perderte nada.

Creo que me cansé demasiado al caminar, pero tener dolor de pies tiene su recompensa, hay calles que no tienen nada y lo ofrecen todo. Si ya has estado ahí sabes de qué hablo y si no has estado vale la pena ahorrar para ir y ya me entenderás y podremos coincidir en algunas opiniones.

Fueron 4 días en Roma que me parecieron pocos, creo que si regresara me quedaría más de 14 días en este lugar para poder recorrer Italia completa.

Después recorrimos un poco de la Toscana en tren para llegar a Florencia, que está relativamente cerca (2hrs), no sin antes perder un tren y confundirnos en una línea del metro, llegar a este lugar nos costó trabajo, pero todo valió la pena.

Si tuviera que mencionar mi lugar favorito de todo el viaje, sin duda diré siempre que fue Florencia.

Allí lo hay todo, buena comida, buenos museos, buenos paisajes y sobre todo; la mejor vista para ver el atardecer, si visitas Florencia no puedes perderte este espectáculo desde el Ponte Vecchio.

Sabía que al llegar lo primero que tenía que buscar era la catedral de Santa Maria de Fiore, estaba muy emocionada por estar en este lugar y para mi sorpresa no tuve que buscar nada, ella me encontró a mí caminando unas cuantas calles al centro de la ciudad ¡Bam! ahí estaba, sin más ni más, imponente, hermosa, antiquísima y tan llena de detalles que los ojos no alcanzan para recorrerla toda.

Florencia es poesía visual totalmente, si te gusta la historia del arte o el arte en general, este sitio tiene que estar es tu bucket list. Aquí se encuentran algunas de las grandes obras que has visto por años en los libros de la escuela como: El nacimiento de Venus de Botticelli, El David de Miguel Ángel y algunas otras obras importantes.

Después de caminar muchas calles por Italia y estar parada frente a todo aquello que pensé que era muy difícil conocer, me di cuenta de varias cosas:

  1. Nada de lo que uno sueña es imposible lograr.
  2. Lo mejor que puedo hacer cuando viajo es “vaciarme”por completo: de conceptos, estereotipos, ideas etc. y dejarme inundar de todo aquello que me rodea en el lugar.
  3. El café que sirven en Italia es el mejor, no importa donde lo compres, hasta el café que venden en la salida del metro es bueno, confía en mí .
  4. La gente es muy amable y muchos italianos hablan español y también hay muchos españoles que hablan italiano.
  5. Todos tenemos un segundo estómago para seguir comiendo pizza y pasta.
  6. El queso mozzarella es posiblemente el mejor invento que existe.

Como tip, pregunta todo lo que puedas a la gente local, sobre la historia de el lugar, la gente y la comida, aprende dos o tres palabras del idioma local. La gente de ahí agradecerá tu esfuerzo y tú te irás con un poco de un idioma nuevo, prueba toda la comida que puedas, no discrimines ningún platillo. Aquí te dejo una foto de una pasta que la verdad parece de película de terror y no puedo describir la genialidad de su sabor, creo que fue de las mejores. como dice la la frase “no todo es lo que parece”.

Si visitas Florencia hay varias cosas que no puedes perderte:

  1. La catedral de Santa Maria de Fiore
  2. El Batisterio
  3. El Museo de la Academia
  4. La Galleria Ufizzi
  5. El Ponte Vecchio

También puedes leer: Planea las vacaciones perfectas

El mismo día que dejamos Florencia decidimos de manera loca visitar Pisa y como ya estábamos a 1 hora de ahí, era imperdonable no ver la famosa torre, en lo personal me la imaginé mucho más alta pero no menos bella, de verdad que sí está muy inclinada y eso es impactante.

Tomarse la foto ahí es todo un reto, pero no te preocupes, si vas te darás cuenta que todos están haciendo lo mismo que tú y se te va a quitar la pena. No tienen ningún costo entrar a verla, pero subir si, tienes que comprar un boletito especial.

En general recomiendo con demasiado énfasis que todos los recorridos que quieras hacer los compres desde la comodidad de tu hogar antes de viajar, porque las colas son kilométricas, y la espera ¡uf! ni te cuento.

También investiga sobre los lugares cercanos, así como nosotros, te puedes escapar a ver lo esencial y no perderte de nada.

Además las vistas en tren son lo mejor.

Después de esta parte del viaje estaba lista para dejar Italia, me llevé conmigo todos los sabores, todos los recuerdos y trate de guardar en mi memoria todo lo bello que vi para no olvidarlo jamás.

La segunda parte del viaje te lo cuento en el siguiente blog, si has visitado Italia compárteme tu opinión sobre este lugar.

You may also like

3 comentarios

  1. Hola Stef! Primero que nada déjame felicitarte porque cada vez tomas mejores fotos y narras de una manera tan bonitas tus historias que da gusto leerte y visitar tu espacio 🙂

    No puedo estar más de acuerdo contigo y veo que tratamos de viajar de manera similar, despojándonos de ideas preconcebidas porque como dijiste viajar te hace sentir más grande pero a la vez más pequeño, y te das cuenta de que lo que hay en tu entorno no es la única forma de vida, yo creo que al final es la mejor inversión que hay y a mi no me molesta desembolsar dinero ahorrado en un buen viaje 🙂 Pero es que hay tantos lugares a los que quiero ir que no me alcanzará la vida jaja.

    Sobre Madrid la verdad es que no he explorado demasiado, he estado cinco veces y en ninguna de esas ocasiones más de un día jaja, ¿puedes creerlo? Pero bueno, ya iré y cuando vaya le echaré un vistazo al post de esa ciudad para tomar alguna de tus recomendaciones (aún tengo en la mente el hostal que me recomendaste).

    ¿Y qué decir sobre Italia? Creo que ya todo lo sintetizaste muy bien y es que uno de los países que más me ha cautivado en la vida, desde el arte y la misma ciudad como un museo hasta la comida y la gente gritando (siento que un mexicano se puede sentir muy bien en Italia, compartimos algunas cosas en común como la importancia de la mamma, la devoción por la comida y las reuniones familiares, además de la gente gritando jaja). Yo fui a Milán hace como un año pero es muy diferente a Florencia o a Roma, de cualquier forma también te lo recomiendo algún día, para diseñadores es una ciudad interesante 🙂

    Disfruté mucho las fotos y espero que vuelvas pronto! Ya quiero ver que nos cuentas sobre París 😀

    Un abrazo desde Barcelona!

    1. ¡Hola Pablo!

      Muchas gracias por siempre leer y por tus comentarios tan lindos, me halaga mucho que te guste lo que hago.
      Espero podernos encontrar un día en alguna parte del mundo. 🙂

      También he pensado en todo lo que quiero visitar y tengo la misma idea que tú, el mundo es tan grande que la vida a veces resulta demasiado corta y rápida, por eso hay que disfrutar todas las nuevas experiencias.

      Creo que regresaría a Italia mil veces, me quedé con ganas de estar en Venecia y conocer un poco más de la Toscana, pero sin duda Milán me resulta fascinante creo que si voy me volveré loca con el tema diseño que inunda este lugar. He estado averiguando más sobre este país sin duda me dejó cautivada.

      Te mando muchos abrazos desde México y espero algún día visites Cancún 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *