5 cosas que nadie te dirá sobre el uso de la copa menstrual.

Sabemos para qué sirve la copa menstrual y las bondades que tiene esta maravilla de látex. Seguro ya has visto varios blogs, reseñas de bloggers y videos donde te dicen que es lo máximo, ¡y la verdad es que si!  

Llevo ocho meses usándola, quería que pasara algún tiempo para así compartirte 5 cosas que nadie te dirá sobre el uso de la copa menstrual.

Foto: pinimg.com

Tengo que confesar que hacer este cambio en mi vida me costó muchos meses de investigar, leer y preguntar sobre los “pros y los contras” de usarla. Antes de comenzar este blog y de que salgas corriendo a comprarla, primero consulta con tu ginecólogo si es apta para tu cuerpo, ya que hay personas que son alérgicas al látex.

Como dije antes, no soy médico y esto únicamente es una reseña, lo más transparente posible, de mi experiencia:

1. Compra una copa certificada

Seamos honestas, no puedes comprar una copa porque es más “barata” que otras o más bonita, menos si estamos hablando de higiene íntima. Es algo que va insertado en tu cuerpo y que usarás por lo menos unos 10 años (vida estimada de la copa), así que seamos responsables y busquemos la mejor opción.

Copa mod. 1 (mujeres menores que no han tenido partos)

Hacer este cambio significa una inversión, así que revisa toda la gama de marcas que existen y los beneficios que ofrecen en cuanto a precio-calidad. También investiga sobre si tienen algún certificado o algún registro sanitario que lo avale como “producto seguro”. 

Hace 8 meses yo me decidí por la copa marca “Diva Cup”. Es una marca que está registrada, certificada y avalada apenas hace un año por COFEPRIS. Este producto es fabricado por la empresa canadiense Emergo. Te dejo más información aquí.

La pedí por la tienda online de Liverpool y me costó $649 MXN. Tardó como una semana en llegar y desde que la tuve en mis manos jamás había esperado con tanta emoción mi periodo ja, ja, ja. La quería probar ¡ya!

2. Saber cual es tu medida es importante

No te preocupes no tendrás que usar ningún tipo de medición, hacer una contorsión o exploración. Así que relájate.

Cuando vayas a elegir tu copa te muestran normalmente dos tamaños; uno grande y uno pequeño. No sé si existen más medidas, solo me he encontrado con estas dos.

-Medida grande: para mujeres mayores de 30 años o bien que ya han tenido partos.

-Medida pequeña: para mujeres menores de 30 años que jamás han tenido partos.

Foto: hercampus.com

Yo elegí la medida pequeña, la verdad es que la variación entre tamaños es mínima, pero creo que es mejor seguir las instrucciones al comprarla.

También puedes leer: 5 cosas que puedes hacer antes de ir a trabajar

3. No necesitas andar con una botella de agua para todos lados.

La primera cosa que pensé al comprar la copa fue ¿cómo rayos la enjugaré cuando no esté en mi casa?. Si te estás preguntado lo mismo, aquí viene la respuesta:

Si te estás preguntado lo mismo, aquí viene la respuesta:

Puedes traer puesta la copa hasta 12 horas como máximo (como siempre consulta primero a tu médico). Ya sé que probablemente te estás preguntando ¿cómo hace para traer eso puesto tantas horas?, así que seré muy honesta con la respuesta ja, ja, ja y te contaré tal cual mi rutina:

Una vez que inicia mi periodo la pongo a hervir y ya esterilizada, me la pongo. Si estoy en mi casa dejo que pasen 4 horas o más y voy al baño a retirarla, lavarla con agua común e insertarla de nuevo.

Foto: pictoline.com

En un día de rutina me levanto, la retiro, la enjuago muy bien, voy al gym y cuando me baño la vuelvo a retirar pero en la regadera (es mucho más fácil) y aprovecho para enjuagarla, la vuelvo a colocar y hasta que regreso a casa repito los pasos nuevamente.

Intento no quitármela en baños públicos, porque creo que sí debes tener una higiene máxima y ser cuidadosa. Hasta ahora no he tenido ningún tipo de problema con eso de “quitar y poner”.

4. No menstruas tanto como crees

La primera impresión que tienes cuando la ves es “seguro la voy a llenar y se va a desbordar”. ¡Error amiga!, no menstruas tanto como piensas. Obviamente hay mujeres que tienen el flujo mucho más abundante que otras y también sé que hay días en los que “te baja más que otros” pero tranquila, si colocas bien la copa no tienes por qué tener derrames.

Piensa que irás por lo menos dos veces al día a retirarla y enjuagarla, así que la posibilidad de que se llene a tope es muy poco probable (por lo menos a mi no me ha pasado nunca).

via GIPHY

Usar la copa también es una ventaja para conocer el tipo de flujo que tienes y la coloración de tu periodo, qué dice mucho de nuestra salud, aparte de tener una conexión más “visible con tu cuerpo en esos días”. Estoy segura que aprenderás a conocerte mejor.

También puedes leer: Aprender a decir no; de eso y otras revelaciones de amor propio

5. La virginidad no es impedimento para usarla

Este es un tema controversial. No explicaré mi opinión acerca de la virginidad en este blog, pero si eres “virgen” y quieres hacer un cambio en tu vida respecto a tu higiene íntima, déjame decirte que nada te detiene.

Ser virgen no es impedimento para usarla. No te voy a mentir, no es cómodo la primera vez que la usas, menos si no la colocas bien.

La práctica hace al maestro, así que probablemente la segunda o tercera vez que te la tengas que poner de nuevo: ya serás toda una experta. ¡Respira y relájate! 

Una vez colocada es como si no tuvieras absolutamente nada, ¡ES MÁGICO!, es más, ni siquiera recordarás que estás menstruando.

También puedes buscar las diferentes formas de doblar la copa para insertarla de manera más fácil; verás que es un tema similar al del “origami”. ¡Hasta existen nombres para cada doblez!

Foto: pokycosas.blogspot.com

Estas 5 cosas que nadie te dijo sobre la copa menstrual, estoy segura que te servirán si ya la estas usando, es tu primera vez o estás pensando en cambiar las toallas y tampones por esta maravilla.

Lo que sí puedo asegurarte, es que una vez que le “agarres la onda”, no la cambiarás por nada del mundo. ¡Créeme!

También es importante que tengamos la mente abierta, tocar tu cuerpo, darte cuenta de sus cambios y estar en contacto contigo misma esos días. Es súper importante así que no debe haber pena, mucho menos asco por estar en contacto directo con el flujo menstrual.

Al contrario de lo que muchas chicas se imaginan, el flujo menstrual no huele mal y no es “asqueroso”. Si ves que tu flujo cambia o detectas algo anormal, acude a tu doctor. Esa es una de las mayores ventajas de la copa; estar al tanto de como van tus periodos y acudir al médico de inmediato en caso de que veas algo raro.

Gif: culturacolectiva.com

No nos cerremos a ninguna opción que nos permita estar en contacto con nosotras mismas; aprendamos, informémonos y compartamos lo que sabemos con otras chicas. Puede que tu amiga, hermana o alguien más, tenga las mismas dudas que tu.

Si ya eres fan de la copa, estaría padre que compartieras tu experiencia en los comentarios, así todas podemos informarnos.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *