4 días de ¡pura vida! recorriendo algunos rincones de Costa Rica

Siempre he pensado que no importa que tan lejos o cerca viajes, lo importante es salir de nuestra propia rutina para poder asombrarnos con todo lo que el mundo tiene.

Y así lo hicimos: Igor y yo compramos vuelos a Costa Rica porque hace un tiempo habíamos platicado que nos parecía un destino con increíbles vistas. Así que encontramos una oferta y no lo pensamos dos veces. Debo admitir que soy una especie de maniática, porque siempre estoy buscando ofertas y lugares para planear la siguiente aventura y es que cada vez que conozco un lugar nuevo, me queda la sensación incontrolable de querer volver a sentir esa especie de chispa, cuando pisas por primera vez un lugar nuevo.

Casi siempre en todos los viajes que hemos realizado juntos, planeamos mucho, cada detalle, desde el hospedaje, los lugares por visitar y a veces hasta algún restaurante que en reviews es un must para comer algo típico del lugar en el que estamos.

Esta vez decidimos no preparar más que las maletas unos días antes, para dejar que Costa Rica con su encanto nos sorprendiera.

Quiero confesar también que la falta de planeación fue un poco un shock para mi, porque temía que no salieran bien las cosas, pero como siempre, en cada viaje hay una lección, la lección de Costa Rica fue literal: !Pura vida! Y nada más, así que les comparto un poco de mi viaje y unos tips por si planeas visitar este destino.

DÍA 1

Cancún – San José

Costa Rica está a sólo 4 horas de vuelo de Cancún (la ciudad en la que yo vivo) y este país cuenta con 5% de la diversidad natural de todo el mundo con millones de ejemplares de fauna, mis favoritos de este país: os perezosos, tucanes, colibríes y muchas ranas de colores.

Llegando a Costa Rica nos recibió una lluvia pesada y constante; la verdad es que ya sabía que llovería. Literal ese día al llegar al aeropuerto de San José y después de llegar al hostal, le pedí tregua al clima y creo que sí funcionó, porque el resto de los días el clima mejoró mucho ja, ja, ja.

Este es el trabajo hermoso de @Holalola

La verdad es que para este viaje llevé distintas prendas, no quería liarme con el clima. Así que no sufrí y cargué desde una sudadera hasta un traje de baño. Puede ser muy húmedo, frío y lluvioso, así que si visitas este país convierte tus outfit en algo todo terreno y carga con una muda extra, porque puede llover mucho, o bajar la temperatura en algún momento del día.

Siempre que viajamos nos gusta quedarnos en lugares locales, nada de hospedajes caros, porque tenemos la idea de que es dinero que se puede aprovechar en recorridos, comidas ricas y en algunos souvenirs de regreso. Siempre optamos por una opción local que también nos permite estar en contacto con gente del lugar, para pedir recomendaciones, algunos tips sobre comida típica y cosas de ese estilo.

Después de instalarnos decidimos elegir los tours que haríamos, ya que fuimos pocos días y queríamos aprovechar todo al máximo. Nos decidimos por dos recorridos que estuvieron increíbles y ese día recorrimos el centro de San José y nos familiarizamos un poco con el lugar, la moneda y los acentos.

 

DÍA 2

Recorrido al Volcán Irazú, Cartago y las agua termales del Río Perlas.

Estaba emocionada por ver volcanes, planta exóticas y estar sumergida en un ambiente selvático-tropical. El segundo día visitamos el volcán Irazú, y debo contar que pudimos ver muy poco jajajaja, estaba tan nublado y lluvioso que la neblina podía pasar entre mis piernas y no lo podía creer, pero como iba empezando el tour no podía perder las esperanzas. Así que continuamos un poco mojados y resfriados al siguiente punto.

Cartago que se encuentra como a 2 horas de San José fue nuestra segunda parada. Empecé a sentir ese mood tropical, el clima cambió un poco, vimos palmeras, flores y podíamos sentir la humedad a todo lo que daba. Llegamos a un “cantón” (municipio) de Cartago llamado Orosí, casi todos los lugares en Costa Rica, con excepción de San José son sumamente verdes, floridos y húmedos.

Imagínense el frío que hacía en este lugar
La carreta más grande del mundo, tiene un récord guinness

Recorrimos unos cuantos kilómetros hasta llegar al Río Perlas, una especie de Resort en medio de un valle tropical.Tienen aguas termales y una montaña cercana que da la mejor vista que he tenido para comer; no podía creer que ese lugar fuera real. Ese día Igor y yo cumplíamos 6 años de estar juntos y no podíamos creer que estábamos celebrando ahí, simplemente ese lugar es mágico, tanto que pensamos en quedarnos una noche para recorrer todo, pero descubrimos que la mayoría de los tours salen de San José, así que regresar para transportarnos a otro punto de Costa Rica Sería una pérdida grande de tiempo y dinero así que nos despedimos contentos y regresamos a nuestro hotel por la tarde.

TIP: Las distancias no son grandes entre un lugar y otro en Costa Rica, sin embargo las miles de curvas de los recorridos y las calles estrechas hacen que los trayectos sean más largos. Así que planea tus recorridos por proximidad para que no pierdas mucho tiempo en “ir y venir”.

También puedes leer: Cuba: mojitos, música y cuatro de mis mejores amigas para vivir la mejor de las aventuras.

 

DÍA 3

La Fortuna – El Arenal y Baldi

¡Por fin dejó de llover! Salió el sol, las plantas anunciaban más verdes y estábamos listos para visitar la fortuna, que está como a 3 horas de San José. Ese día nos levantamos muy temprano desayunamos gallo pinto (arroz con frijoles) con huevo frito, que es el desayuno tradicional de Costa Rica, y pasó por nosotros “Choco” nuestro guía que fue siempre muy amable y nos explicó muchísimo sobre su país.

Como dato curioso antes de contarles lo que sigue, los “Ticos” tienen muchas similitudes con la cultura mexicana, conocen mucho sobre nuestro cine mexicano, utilizan algunas palabras mexicanas y también saben que el tequila, el mariachi y la comida son ejemplos importantes de nuestra cultura.

Ese día Choco nuestro guía nos explicó, camino a La Fortuna, que las carreteras son estrechas y todo es verde porque en su país se han dedicado a hacer ecoturismo responsable, respetando lo caminos, dejando únicamente el espacio para poderse transportar sin quitar a su paso árboles que pueden alterar la flora y fauna del lugar.

No podía dejar de sorprenderme: viajábamos un kilómetro y aparecía una cascada, otro más y un río y como miles de mariposas muchas aves y muchas flores extrañas pero hermosas.

 

Mi primera foto del Volcán del Arenal

Fueron 3 horas de aprender, agradecer y disfrutar que aún en el mundo existan lugares que no han sido tan alterados por el hombre. No podía creer los paisajes y la gente viviendo en lugares tan tropicales; parecía un documental de Discovery Channel. La Fortuna es un lugar súper turístico, lleno de restaurantes, tienditas de souvenirs y lugares donde te puedes sentar y simplemente mirar alrededor con una buena taza de café.

Tomar café en Costa Rica es una de las cosas que no debes perderte en tu visita, incluso hay tours en zonas cafetaleras, ya que son uno de los mayores y más importantes exportadores de café de calidad en el mundo.

Y poco a poco la camioneta avanzaba y yo veía que el volcán Arenal crecía ante mis ojos, jamás en la vida había visto un volcán y puedo decir que jamás me había sentido tan sorprendida por la magnificencia y el tamaño de El Arenal, como dato curioso: deben saber que casi todos los volcanes que están a Costa Rica están activos, lo cual hace aún más sorprendente estar parado cerca de ellos, tampoco es que hagan erupción cada 5 minutos, pueden pasar años, pero la fumarola y las nubes que los tocan son constantes.

Por seguridad no te puedes acercar mucho, pero por suerte existe Baldi, un lugar tan hermoso que pensé que solo podría ver algo así en Pinterest o en una cuenta de Nat Geo a través de mi celular. Este lugar tiene agua termales y está los pies del volcán, creo que es lo más cerca que pudimos estar para apreciarlo y disfrutar del lugar, tomar fotos y seguir sorprendiéndonos.

Disfrutamos el agua caliente, que al principio no es fácil de soportar pero después es estar como en una relajación constante que jamás había experimentado, pude aguantar el agua a mayor temperatura y descansar por ratitos para poder volverme a meter.

La fortuna, Baldi y por supuesto El Arenal, son una maravilla imperdible.

Ese día regresamos al hotel, cansados, pero llenos de fotos y seguíamos admirados de lo majestuoso que es nuestro planeta.

También puedes leer: 14 Cosas de mi viaje a Colombia que guardo en el corazón.

 

DÍA 4

San José la Capital.

Es parada obligatoria conocer la capital del país al que visitas, y San José no iba a ser la excepción. Debo decir que no es una ciudad muy limpia, ni tampoco muy pintoresca como Cartago o La Fortuna, sin embargo tiene su encanto y sus rincones mágicos escondidos. Ese día, el último de nuestro viaje, recorrimos el Museo Nacional de Costa Rica, el Museo de Oro Precolombino y caminamos por las calles principales, comimos flan de coco (aún suspiro por ese sabor) comimos un casado (casado es la comida típica del día) y esperamos a que atardeciera buscando el mercado central y el mercado de artesanías.

Costa Rica fue la lección de que a veces un gran plan, no siempre es aquel que está premeditado; la gente que está al otro lado del mundo te puede hacer sentir como en casa con un buen gesto, un buen saludo, y recordar qué: ¡pura vida¡ eso; pura vida, que solo hay una y es fácil vivirla dejándonos sorprender por las cosas cotidianas que se vuelven extraordinarias.

Cuando sabemos apreciar su valor, como el ver una planta, admirarnos de lo pequeños que somos ante la naturaleza y saber que este mundo no es de nosotros, solo estamos de paso, entonces aprendemos a vivirlo al máximo.

Como les dije por Instagram les comparto algunos tips que pueden ser de utilidad.

  1. Lleva dólares: aceptan esta moneda en todos los lugares y también el pago en tarjeta, el cambio casi siempre te lo darán en colones y puedes usarlos sin problema además de admirar sus billetes que son hermosos.
  2. Lleva ropa para cualquier clima, como lo expliqué antes, el clima es cambiante.
  3. Lleva botas, tenis y zapatos de agua, yo sé lo que te digo.
  4. Empaca trajes de baño y sudaderas; si vas a la aguas termales es probable que saliendo te de frío.
  5. Costa Rica es caro, debido a que mucha de su economía se basa en la rotación del dólar pero como en todos los países hay formas, lugares y atracciones para cualquier presupuesto y todo es hermoso, cualquier plan que hagas valdrá mucho la pena.
  6. Algunas palabras que te servirán para el viaje:
    1. Cantón = municipio
    2. Fresquito = agua del día
    3. Casado = platillo del día
    4. Soda = fondita
    5. Taqueado = lleno
  7. El taxi del apto. es caro aproximadamente 27 dólares un recorrido de 30 min (lo calculé con el taxímetro del apto. a mi hostal) pero también hay buses que salen al centro de San José, por aproximadamente uno o dos dólares.
  8. La gente es muy amable, tiene mucha buena vibra.
  9. Los ticos dan todas direcciones con referencias en metros ¿cómo lo calculan? No lo sé
  10. Holalola es una ilustradora Costarricense que hace muchas ilustraciones hermosas de su país, busca su trabajo: te va a encantar.
  11. Todo es verdaderamente hermoso.

Espero les guste mucho este post, y si ya visitaron Costa Rica; cuéntenme como les fue y los lugares que visitaron.

¡Pura vida!

 

You may also like

2 comentarios

  1. Qué hermoso viaje, Stef! Soy fiel seguidor de tus itinerarios por aquí y por instagram y me encantan todos los detallitos que vas compartiendo 😀

    Debo confesar que Costa Rica hasta hace unos años no era un destino que me llamara, pero desde hace tiempo vengo viendo muchas fotos y publicaciones que lo destacan como un lugar especial, feliz y sobretodo con diversidad. Espero poder viajar pronto a un montón de lugares de Latinoamérica que tengo pendientes 😉

    Y oye yo también soy un poco como ustedes, suelo planear mucho pero últimamente estoy tratando de dejar un poco para la parte de las sorpresas y la improvisación 😉

    1. Hola Pablo!

      Mil gracias por siempre leerme, ya sé cuesta un poco salirse de lo “planeado” pero vale la pena cuando te dejas sorprender.
      Nos hemos llevado muchas gratas aventuras dejándonos llevar, espero pronto visites Latinoamérica ¡te va a encantar!

      un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *